27.8.06

Contra el clientelismo


El cliente siempre tiene razón, reza la versión del marketing del filósofo tras el mostrador. El cliente es el soberano. Las acciones con orientación - cliente nacen bien paridas. Todas nuestras acciones deberían orientarse a satisfacer al cliente. Nuestro lector, en este caso.
**
Monstruoso. Anestésico. ¿Cómo puede ser que el cliente siempre tenga razón si el cliente no tiene la más puta idea de lo que quiere? Lectores y clientes no coinciden. Descanso, entonces. No es productivo desperdiciar energías en obligaciones autoimpuestas. Tratar de hacer feliz al lector-cliente es mala estrategia: no se puede hacer feliz a alguien que no está.

img: Leviathan, The Proteus Project, typography.com

5 comentarios:

pésame dijo...

leo esto y lloro.
tengo que dejar de trabajar.
no hay cursos de SEA UN BUEN CLIENTE Y NO DIGA BOLUDECES?

DR_XERO dijo...

entonces que hacemos con la revista para ese tan marcado "cliente" ?

el, nosotros, uds.. ?

give design a chance

Anónimo dijo...

Es bueno saber escuchar al cliente. La soberbia no ayuda.

Ignacio.

Anónimo dijo...

en algún punto estoy de acuerdo con Ignacio; pero no desde el punto de vista de la soberbia, sino desde ese otro punto de vista... es decir, nosotros también somos clientes en algunos momento de nuestras vidas y aceptamos o rechazamos algo según nuestro criterio de percepción. por ejemplo: voy a comer a una cantina y puede ser que el cocinero ponga toda su voluntad y conocimientos en lo que prepara, pero mis papilas gustativas dicen:no!, esto no me gusta...
hay que ver, todo es relativo; a veces el cliente sabe lo que quiere y otras veces hay que ayudarlo... todo se conversa...

besos, pips

Julio F dijo...

Si, recuerden que somos humanos tambien... Y nos pasa, hasta quiza en la primer visita al dentista decimos "este tipo no me va. No se por que, pero no. Mejor consulto otro". Ese tipo de decisiones tambien se hacen con lo nuestro. Se llama "thin slicing" y depende de las relaciones que hagamos en base a nuestras experiencias. Es por eso que los diseñadores "vemos" cosas que otros quiza no, y tambien los demas puedan ver cosas que a nosotros se nos escapa. Este tema lo desarrolla muy bien Michael Gladwell en su libro Blink.
http://www.resumido.com/es/libro.php/375/Blink